Empezamos el ciclo escolar dando gracias a Dios ¡Soy equilibrado, soy Kipling!